Seleccionar página

Hay cosas que podemos hacer nosotros mismos para frenar el cambio climático, pero para reducir las emisiones se necesitan movimientos políticos que tomen medidas

NOTICIAS DE LA RED

Tres meses después de la COP26, Nomundari,  la joven lideresa mongol, reflexiona sobre si algo ha cambiado y si los actos han seguido a las palabras.

En Mongolia, el cambio climático no es un tema del que se hable mucho. Lo más que la gente sabe es que la tierra se está calentando, y cito: «Podríamos morir pronto, pero podría ser una noticia falsa porque si fuera en serio entonces habríamos oído algo, ¡como en la COVID-19!». Esto es lo que me dijo un compañero cuando pregunté sobre el cambio climático.

Sin embargo, muchas personas jóvenes están haciendo todo lo posible para concienciar y tomar medidas para ayudar en la respuesta a la crisis climática, y cómo nos afecta a nosotros, a nuestra familia y a nuestros amigos.

Hay cosas que podemos hacer nosotros mismos, como vivir de forma ecológica y plantar árboles, pero para reducir las emisiones se necesitan movimientos políticos que tomen medidas. Recientemente, el presidente de Mongolia animó a los ciudadanos a plantar árboles. En mi opinión, aunque lo que hizo fue un pequeño gesto para abordar un gran problema, se merece nuestro agradecimiento, pero a la vez le pido que tome decisiones mucho más valientes y trascendentes.

Siempre que hablo y digo que necesitamos más información y más acciones, la respuesta habitual es que no debería meter las narices en los asuntos de los adultos y que debería actuar como una niña. Esta respuesta es la que más me sorprende. Sinceramente, me encantaría actuar como si tuviera mi edad y pasarme los días preocupándome únicamente por la universidad a la que debo presentarme o por si he hecho los deberes o no, pero teniendo en cuenta que no están haciendo bien su trabajo como adultos, los niños estamos metidos en este lío. Aunque seamos los que menos hemos contribuido al cambio climático, somos los que vamos a recibir el desastre.

Por eso, tenemos que empezar a solucionar el lío que habéis montado de inmediato. Y para que esto ocurra, primero hay que actuar sobre el acuerdo de París. ¡Se hizo en 2015 y ya han pasado siete años desde entonces! Se dice que los países están «significativamente fuera de plazo» para cumplir con los objetivos del acuerdo climático de París y en la COP 26 no se tomó ninguna decisión real de cambio. Los expertos están diciendo que lo que se ha prometido no podrá disminuir el calentamiento global a 1,5 y que puede aumentar a 2,4 grados.

Es una vergüenza. Se comprometieron a hacer algo, fijaron un objetivo, nos dijeron que creyéramos en ellos. Necesitamos beber agua, comer y respirar aire para vivir. Sin embargo, todo esto está en juego debido al cambio climático, y los niños y niñas sufren especialmente. En 2019, tuve el honor de hablar en la ONU, dirigiéndome a los líderes mundiales sobre la importancia de abordar el cambio climático y escuchar a la infancia. Sin embargo, es frustrante que dos años después, no haya cambiado casi nada.

Ha pasado casi otro año y una COP desde entonces. Llevo casi toda mi vida hablando, escribiendo, escuchando y haciendo todo lo que puedo para advertir a la gente y animarla a actuar sobre el cambio climático. Lo he hecho a nivel internacional durante los últimos dos años y sólo tengo 16 años.

Pero mi edad no significa que sólo hable de los problemas y no haga nada al respecto. Asisto a todos los actos y diálogos posibles para alzar la voz y ser el puente entre los adultos y la infancia, pedir ayuda y sugerir ideas para mejorar. En mi escuela, y en cualquier otra que esté interesada, he estado trabajando para educar a los estudiantes en el tema del cambio climático y tratar de convencerlos de que adopten prácticas más sostenibles como el reciclaje y la toma de decisiones más ecológicas

Hace poco alguien me dijo: «Cuanto mayor es la responsabilidad, más reacios son». Sé que algunas decisiones son políticamente arriesgadas, por lo que los políticos pueden ser reacios a tomarlas. El miedo parece ser la única respuesta razonable para la lentitud con la que avanzan en la búsqueda de soluciones para salvar el planeta. Pero tienen que entender que, si no empezamos a actuar ahora mismo, podemos perder la batalla.

Por favor, no repitamos este mismo ciclo en la COP27. Creo que los adultos son mucho más inteligentes y capaces que lo que han demostrado hasta ahora en esta materia. Tienen que reconsiderar su actitud de ignorar lo evidente. Espero que pronto comuniquen sus proyectos y acciones para este año.

Nomundari es una defensora de los jóvenes de 16 años de Mongolia. No sólo es un miembro activo del club de niños y niñas de World Vision, sino que también forma parte del «Consejo Consultivo Infantil» internacional de Child Rights Connect, el organismo que asesora a niños y niñas ante el Comité de las Naciones Unidas para la Infancia. La pasión de Nomundari por el cambio climático la ha llevado a hablar en la ONU, y ha moderado el diálogo Let Our Voice Be Heard entre la infancia y el Gobierno de Mongolia sobre el impacto del COVID-19 en las niñas y niños más vulnerables de Asia.

Compartir