Seleccionar página

La Plataforma de Infancia analiza las políticas de movilidad sostenibles para la infancia

29 Ene, 2024 | INCIDENCIA

Cada año mueren en el mundo prematuramente alrededor de 1,7 millones de niños y niñas menores de 5 años a causa de factores ambientales modificables, principalmente la contaminación, según señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

La infancia es muy vulnerable a la contaminación en las ciudades que afecta a su derecho a la salud, a la educación o al juego. La contaminación provocada por el tráfico y las actividades industriales aumentan las enfermedades respiratorias, alergias y otros problemas de salud. 

Uno de los retos principales que se identificaron en el documento de la Plataforma de Infancia “Los retos que la degradación medioambiental y el cambio climático plantean a la infancia” publicado en 2022, era la falta de perspectiva de infancia en las políticas de movilidad. Por ello, hemos analizado las políticas de movilidad para la infancia en algunas ciudades españolas. 

El modelo de movilidad existente en España prioriza al vehículo privado frente al transporte público, a pesar de que es el medio de transporte más contaminante. De hecho, en las ciudades el 70% del espacio está destinado al tráfico de vehículos, frente al 30% destinado a espacios peatonales, según el informe de 2023 de la asociación Ciudades que caminan.  

En el documento Análisis sobre políticas de movilidad sostenible para la infancia, hacemos una primera aproximación para conocer el efecto del actual modelo de movilidad en la salud de los niños, niñas y adolescentes, así como la falta de un enfoque real de infancia, tanto en las políticas de movilidad como en las de precios del transporte público, que impactan sobre varios derechos de la infancia y de sus familias.  

Aunque es cierto que la mayoría de los planes y políticas de movilidad analizados incluyen a la infancia como grupo de vulnerabilidad y establecen medidas concretas para este grupo de edad, en la práctica, el modelo de movilidad y el diseño de las ciudades sigue priorizando a los vehículos privados frente al transporte público.  

Además, en los municipios analizados no existen políticas de gratuidad del transporte público para toda la infancia. Esto ocasiona que niños, niñas, adolescentes y sus familias tengan que desembolsar gran parte de su presupuesto familiar para acceder a servicios de primera necesidad como puede ser el médico, la escuela, actividades de ocio, etc.  

Por ello, desde la Plataforma de Infancia proponemos, entre otras cuestiones, promover y fomentar el uso del transporte público convirtiéndolo en un medio de transporte eficiente, así como establecer la gratuidad para todos los niños y niñas menores de 18 años. 

También, para mejorar la calidad del aire y reducir emisiones contaminantes, pedimos más y mejores carriles bici en las ciudades, así como eliminar progresivamente los vehículos más contaminantes. 

Además, proponemos crear calles escolares peatonales como mecanismo para reducir el tráfico motorizado y mejorar la seguridad en las zonas colindantes a los colegios. 

Compartir