Seleccionar página

Niñas, niños y adolescentes del sistema de protección lanzan propuestas para mejorar la vida en los centros residenciales

20 Mar, 2024 | INCIDENCIA

En España hay más de 35.000 niñas y niños que no pueden vivir con sus familias por situaciones de desprotección o porque se encuentran sin el cuidado de un familiar. De ellos, más de 17.000 crecen en centros residenciales. 

Madrid, 20 de marzo de 2024. La Plataforma de Infancia ha publicado un nuevo informe: Propuestas de mejora de las niñas y los niños para transformar los centros residenciales, que recoge las opiniones y propuestas de un total de 49 chicas y chicos que se encuentran en acogimiento residencial, con el objetivo de mejorar la vida en estos recursos. “Tener en cuenta las propuestas de las niñas, niños y adolescentes que viven en centros residenciales es esencial para transformarlos en entornos que se asemejen a los familiares”, señala Almudena Escorial, responsable de Incidencia Política de la Plataforma de Infancia. 

Tras escuchar sus vivencias y opiniones en diferentes lugares de España, es posible afirmar que creen que es necesario modificar algunas características, normas y dinámicas de estos centros para crear un entorno en el que no impere la cultura institucional, más seguro y flexible. Para recoger sus propuestas, se tomó como punto de partida sus percepciones y sentimientos respecto al vínculo que mantienen con el centro residencial y se debatió sobre los distintos aspectos de su día a día, teniendo como referencia sus derechos recogidos en la Convención sobre los Derechos del niño y en nuestro ordenamiento jurídico.  

Las propuestas realizadas se han agrupado en torno a las siguientes temáticas: el procedimiento de retirada de tutela y la adopción de una modalidad alternativa de cuidado, el espacio físico, la normativa del centro, la relación del centro con la comunidad, la relación con la familia de origen, el modelo de acompañamiento, los mecanismos de comunicación, la salud, la educación, el ocio, la infancia migrante, la transición a la vida adulta, el personal laboral y los centros de primera acogida. “Las niñas, niños y adolescentes quieren vivir en un entorno que sea lo más parecido a una familia, en donde prime su bienestar y sus derechos por encima de la Institución”, afirma Escorial. Y estas son algunas de sus propuestas para lograrlo:  

  • “Me gustaría que me dijeran el por qué estoy aquí”, chica de 17 años 
  • “Mi propuesta es que los hermanos vivan juntos en el mismo centro porque nos necesitamos”, chica de 14 años  
  • “Es inviable quedar con amigas si tengo que pedir permiso con 3 o 4 días de antelación”, chica de 15 años  
  • “Queremos comprar ropa que nos guste. La elige el educador, la compra él y la trae al piso”, chico de 17 años 

A través de este nuevo informe se pretende que la voz de estas niñas, niños y adolescentes que viven o han vivido en centros residenciales sea escuchada, así como conocer su opinión sobre cómo les gustaría que fueran estos entornos y hacerla llegar a los poderes públicos encargados de la transformación del sistema de cuidados, y en concreto, del sistema de protección a la infancia en nuestro país. 

En España hay más de 35.000 niños y niñas que no pueden vivir con sus familias por situaciones de desprotección o porque se encuentran sin el cuidado de un familiar, de ellos más de 17.000 crecen en centros residenciales. En estos casos, es el Estado el encargado de brindarles la protección necesaria y ofrecerles una modalidad alternativa de cuidado, dando prioridad a las soluciones basadas en la familia y no al internamiento en instituciones. “El 75 % de las niñas y niños que entró en el sistema de protección en 2022, lo hizo en un centro residencial, a pesar de que el acogimiento familiar debe ser la medida de protección infantil prioritaria según los estándares internacionales y la legislación española, por los beneficios que aporta crecer con una familia”, explica Escorial.   

Por otro lado, en la legislatura pasada, el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 comenzó a diseñar una Estrategia de Desinstitucionalización para transformar el modelo de apoyos y cuidados. Todo ello responde, además, a la recomendación de 2018 del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas que instó a España, a que acelerará el proceso de desinstitucionalización, a fin de asegurar que la atención en centros de acogida se utilizase como último recurso y que cumplieran, por lo menos, con unas normas de calidad mínimas. 

En este contexto, las organizaciones de infancia elaboraron un posicionamiento sobre la desinstitucionalización del sistema de protección de niñas, niños y adolescentes en España para contribuir al desarrollo de la estrategia con el enfoque de infancia necesario. “En este posicionamiento destacamos la necesidad de fomentar el acogimiento familiar como medida prioritaria, al igual que transformar los centros residenciales para que sean entornos seguros, flexibles, participativos, integrados en la comunidad, con una atención individualizada, ratios reducidas, libres de cualquier forma de violencia y con mecanismos de comunicación accesibles y adaptados”, incide Escorial.  

Más información  

Propuestas de mejora de las niñas y los niños para transformar los centros residenciales 

Posicionamiento de la Plataforma de Infancia sobre la estrategia de desinstitucionalización en España 

  Propuestas de infancia para la XV legislatura (2024) 

Compartir