Seleccionar página

1 de cada 5 niños y niñas en España vive en situación de hacinamiento en sus hogares

19 Dic, 2023 | ACTUALIDAD

La Plataforma de Infancia ha presentado hoy su último informe #UnHogarParaLaInfancia sobre la situación de la vivienda en España desde la perspectiva de la infancia, la adolescencia y sus familias. Con este estudio, la red de más de 70 entidades de infancia pone el foco en la interrelación que existe entre la pobreza infantil y la vivienda para proponer soluciones a los líderes políticos en esta nueva legislatura.

La entidad defiende que, para comprender la interrelación que existe entre la pobreza infantil y la vivienda es fundamental dimensionar la realidad de la pobreza y, sobre todo, la pobreza infantil en España. El estudio resalta que los niños, niñas y adolescentes son los que soportan los niveles más altos de pobreza y/o exclusión social. En 2022, el 32,2% estaba en riesgo de pobreza y/o exclusión social, mientras que el valor para el conjunto del país es del 26,3%.

A nivel europeo, España es el país con el nivel más alto de pobreza infantil y el tercero con la mayor tasa de riesgo de pobreza y/o exclusión social en la infancia, sólo superado por Bulgaria y Rumanía. La gravedad de la situación contrasta con la poca inversión de España para acabar con la pobreza infantil. España solo destina el 1,6 % del PIB cuando la media europea se sitúa en el 2,5 %. Además, las transferencias sociales sólo alcanzaron al 8% de la población infantil y únicamente lograron reducir la tasa de pobreza en 7,5 puntos, según datos de la ECV 2022.

En el 2021, el 20,5% de los niños, niñas y adolescentes más pobres vivía en situación de hacinamiento; es decir, disponía de menos de 15 metros cuadrados. El 5,3% de la población infantil más vulnerable vivía en situación de hacinamiento severo, con una superficie por persona menor a los 10 metros cuadrados.

Según los datos del análisis, el nivel de pobreza es un factor clave para explicar la interrelación que existe entre la pobreza infantil y la vivienda, ya que el 18,9 % de la población infantil que habita en viviendas con falta de espacio, se sitúa en el umbral de pobreza. Esta problemática se agrava en el caso de las familias monoparentales y las numerosas.

Por ejemplo, el 10,7% de las familias compuestas por un adulto con al menos un niño o niña dependiente, y el 15,7% de aquellas compuestas por dos adultos y 3 o más niños, niñas o adolescentes, reside en viviendas con falta de espacio. El estudio además señala que los menores de 18 años viven, en mayor proporcionen hogares con falta de espacio, el 9,8%, frente al resto de la población, 12,1%. La falta de espacio se asocia con un peor estado de la salud física y mental, aumenta el riesgo de sufrir accidentes domésticos y dificulta mantener relaciones con amigos y/o familiares.

A este respecto, también se detallan medidas que las administraciones públicas pueden impulsar para prevenir estas problemáticas relacionadas con la vivienda, mediante la ampliación del parque de viviendas sociales, o la creación de una Estrategia estatal de erradicación de la vivienda insegura que asegure una alternativa habitacional digna y adecuada para las personas que habitan en chabolas o infraviviendas, entre otras.

“Este informe pone de manifiesto la necesidad de impulsar políticas públicas que aborden los diversos problemas asociados a la vivienda que enfrenta la infancia más vulnerable. Es esencial que los líderes políticos adopten medidas que estén dirigidas a mejorar las ayudas a las familias vulnerables, especialmente las monoparentales y numerosas, y a fortalecer el apoyo que se brinda a las familias que se enfrentan al desahucio por dificultades financieras”, explica Ricardo Ibarra, director de la Plataforma de Infancia.

Otro dato revelador del informe apunta a que, cuanto mayor es el gasto del presupuesto familiar dedicado a la vivienda, mayor es el nivel de pobreza en la infancia. España es el cuarto país de la Unión Europea con más niños, niñas y adolescentes residiendo en hogares que destinan más del 40% de los ingresos a pagar la vivienda y sus costes asociados. El 37,6% de los niños, niñas y adolescentes que habita en hogares en situación de pobreza, viven en familias que destinan más del 40% de su renta a los gastos de la vivienda. Este dato se eleva hasta el 89,9% cuando hay sobreendeudamiento.

El estudio también apunta a que más de la mitad de los niños, niñas y adolescentes, 52,1%, vive en hogares que manifiestan tener problemas para llegar a fin de mes. Si se tiene en cuenta el coste de los servicios, el 12,7% habita en hogares que sufren retrasos en el pago de las facturas de los suministros. Igualmente se destaca un incremento histórico en pobreza energética, siendo un 16,1% de la población infantil la que sufre la incapacidad de mantener la vivienda a una temperatura adecuada.

En este sentido, el estudio señala que es necesario crear una prestación especial para evitar el sobrecargo de la renta para las familias con niños, niñas y adolescentes a su cargo en situación de vulnerabilidad social, así como modificar los criterios de concesión de las ayudas para que estas tengan en cuenta las características específicas de cada tipo de familia y su grado de pobreza y/o exclusión social.

“Debemos desarrollar políticas sociales para dar respuesta a la problemática de la vivienda desde la perspectiva de la infancia que se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social”, concluye Ricardo Ibarra, director de la Plataforma de Infancia.

 

Consulta el informe al completo #UnHogarParaLaInfancia
Descarga el resumen ejecutivo #UnHogarParaLaInfancia

Compartir